Si Me dicen que Soy un 10, Entonces…¿Por qué estoy sola?

Me dicen que Soy un 10 entonces porque estoy solaMi nombre es Johan y tengo 30 años; actualmente trabajo como comunicadora social en una multinacional; llevo en este cargo 5 años; no puedo quejarme, a nivel económico estoy viviendo un sueño, puedo mantenerme sola vivo en un departamento alquilado pero estoy por comprarme algo propio; mis amigas siempre me han dicho que me envidian pero de buena forma, porque siempre me ha ido muy bien en los trabajos, suelo durar bastante tiempo y escalar con rapidez; desde la escuela mis maestros me decían que era muy inteligente, mis papás también y con el paso del tiempo fui concretando metas y alcanzando sueños; soy una mujer independiente, me muevo sola con mi dinero y esto es algo que me llena de orgullo.

Sin embargo mi felicidad no es completa, si bien mi vida es feliz, deseo estar en pareja, llevo deseando esto desde hace ya  varios años y por a, b o c no se me ha presentado la oportunidad de crear un vínculo con otro.

Me he estado cuestionando todo este tiempo si tendré algo malo, ¿Qué habré hecho mal?,¿En que me habré equivocado para recibir este resultado?. No entiendo porque puede irme tan bien en un aspecto de mi vida y tan mal en otro.

Mis amigas y familiares me han estado diciendo que no me tire tantos palos, que soy una mujer hermosa por dentro y por fuera, que tengo muchísimos valores, que no me desespere que aún estoy muy joven y que seguramente ya va a venir , que siga concentrada en mi laburo y me relaje con respecto a este tema. Pero la realidad es que no puedo dejar de pensar en ello, dejar de cuestionarme qué estoy haciendo mal, si serán las cosas que digo o como las digo, si los ahuyentaré con tanta independencia y si debería quizás tener un trabajo con un perfil más bajo, ganar menos, no tener mi casa propia; pero después pienso: ¿Por que tendría que rechazar ese sueño si también es parte de quien quiero ser?, no debería importar esto a la hora de conseguir pareja, no creo que un hombre no quiera estar conmigo porque me sienta como una competencia  a nivel intelectual eso sería ridículo, ¿Pero entonces por qué sigo estando sola?¿Por qué si le parezco a mis compañeros, amigos y familiares que soy tan fantástica aún no encuentro pareja? Quizás esto me lo dicen ellos porque me quieren, me tienen cariño pero no es la realidad, seguramente los hombres no me deben encontrar atractiva, mi pelo será muy lacio, capaz me encuentran insulsa, debería vestirme un poco más provocativa…. Pero por otro lado, esa no sería yo, no estaría mostrando mi verdadera esencia, y ¿si mi esencia no le gusta a nadie? ¿Deberé cambiarla?

No sé qué mas hacer, no sé por dónde empezar a indagar, a reparar. Me es difícil entender a los hombres, a veces siento que buscan a una mujer dócil y sumisa que ellos puedan manejar a su antojo y hacer lo que les plazca y que por ello yo no les sirvo, ya que lejos estoydeser esa mujer; pero luego me encuentro con hombres que buscan mujeres independientes, seguras de sí mismas, y tampoco me elijen, eso me hacepensar ¿seré lo suficientemente segura de mi misma? O esta situación me estará afectando tanto que ya ni siquiera creo en mí, no me valoro, no siento que valga lo suficiente para que otro se fije en mi.

Es posible que algo de esto último me esté pasando, en realidad es posible que todas las hipótesis que dí en algún grado tengan algo de real: que no les resulte atractiva (a algunos puedo no parecerles linda), que mi independencia los atemorice, que deseen mujeres más sumisas, que no sepa cómo hablar con el sexo opuesto, que me esté desvalorizando a causa de todo esto. Al mismo tiempo también es posible que sea real lo que me dicen mis amigos y familiares: que soy una mujer fuerte, independiente con muchas cosas para dar, que valgo millones y por ende solo un hombre que realmente esté a mi altura podrá verlo y apreciarlo.

Lo cierto es que estoy sola, busco un compañero para toda la vida y desearía tener el mismo éxito en este plano así como lo tengo a nivel laboral ¿Alguien me puede dar la receta mágica para ello? ¿Alguna mujer casada, feliz y con hijos?

Es muy común encontrar mujeres y hombres que ante situaciones similares encuentran como una primera reacción buscar “culpables”: ¿Será algo malo que estoy haciendo? ¿El otro no sabrá entenderme y por eso estoy sola?, ¿Si fuese más cariñosa/o, o dejara de trabajar tanto, o me hubiese puesto de novia con fulano que no me gustaba pero quería algo serio, entonces no estaría ahora sola?, Esto se lo debo a mis padres, tantas peleas resistiéndolas por años, escuchándolos discutir el uno con el otro, ahora gracias a esa infelicidad no logro rearmar mi vida emocional y sostener una pareja estable, estoy repitiendo su historia.

El buscar culpables solo nos desvía de la cuestión principal que es poder construir pareja, para llevarnos hacia lugares sombríos, con poca posibilidad de movimiento y cambio; cuando nos quedamos en la queja, en la carencia, en la culpa, no damos lugar para movilizarnos y encontrar otras alternativas, no nos permitan repensar desde otra perspectiva lo que nos está ocurriendo, simplemente nos encuadramos en encontrar una explicación, un porqué de nuestra soledad , quedando de esta forma atada nuestra respuesta y nuestro camino hacía un lugar poco dinámico.

Lo que necesitamos nosotros es precisamente provocarnos todo lo contrario, salir de la queja, de las estructuras, del que dirán, de lo que se espera según los estándares de la sociedad de nuestra familia y de nosotros mismos sobre aquello que debe ocurrir según nuestra edad y género; para pasar a concertarnos en generar caminos, crecer como personas, adentrarnos en nuestro mundo interno para conocernos y saber que queremos, que necesitamos, que esperamos para posteriormente ir tras ello desde otro lugar: más positivo, sin tantas presiones , con posibilidades de explorar otros caminos no recorridos , con una mirada más amplia de lo que es el amor y de lo que esperamos encontrar en el otro, dejándonos sorprender, permitiéndonos estar con personas que quizás no eran del todo “seguras” para nosotros, o que “no se adaptaban al perfil que teníamos en mente”, o que físicamente no eran de nuestro tipo, o que no tenían la edad esperada o la profesión deseada para una pareja.

Una vez que podamos superar el dolor, la queja, la ansiedad que nos produce esta búsqueda y empecemos a tomar este camino como uno más de nuestras vidas así como un día lo fue la búsqueda laboral, otro día la búsqueda de una profesión, en otro momento la mudanza a un nuevo hogar; en donde de a poco y con paciencia se pudo lograr y hoy ven el fruto; este camino es uno más de ellos, seguramente llegará y entre más lo dejemos fluir mejor será para nuestra psiquis. De lo contrario estaremos padeciendo y sufriendo el amor incluso antes de llegar conocerlo.

No nos culpemos de los fracasos en el amor, estos viene compartidos con quien alguna vez hizo parte de esa relación; hubo algo en esta unión que no funcionó, algo de parte y parte que no congenió; esto no implica que él o la única culpable de dicha ruptura hayas sido tu; esto te responsabiliza como parte de lo acontecido, pero no por ello debes cargarte enteramente las culpas y reproches de lo que pudo ser y no llegó a ser. Esto es importante que lo recuerdes ya que solemos tirarnos muchos palos cuando alguna relación no funciona y tendemos a cargar con todo el peso de ello o por el contrario a desligarnos completamente de lo ocurrido. Ningún extremo es bueno; responsabilizarnos de nuestros actos y acciones nos hace crecer madurar y avanzar en nuestras relaciones; esta vez no fue pero quizás la siguiente si será. Pon tu cabeza en modo On, actívate con buena energía y deja salir todos esos prejuicios, exigencias y culpas que no te dejan avanzar.

Licenciada Orit Vaisman Bacall
Matrícula Nro. 64563
psicologiaytratamientointegral@gmail.com

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.