Las Mujeres y la Maternidad

Las mujeres y la maternidadAyer estaba sentada merendando junto a unas amigas, hablábamos de todo un poco, acerca del trabajo, proyectos personales, chongos, y de pronto la conversación empezó a ganar profundidad, nos encontramos hablando de nuestros deseos de ser o no madres; una de mis amigas decía muy convencida “desde que tengo uso de razón siempre soñé con ser mamá”, otra por el contrario comentaba: “nunca me lo planteé, cuando llegó el momento tuve mucho miedo”, otra comentaba “siempre asumí que las mujeres debíamos tener hijos, por lo cual es algo que jamás me pregunté”.

De pronto entramos en un debate, nos preguntábamos que pasaba con aquellas mujeres que no deseaban ser madres, que optaban por un estilo de vida en pareja, o solas y dedicadas quizás al éxito profesional, o a viajar, o a ser tías, a tener sus mascotas, o a pasar tiempo con amigas. Este parecía ser un mundo nuevo, desconocido, hasta incierto.

Sin embargo, yo les comentaba que cada día leía mas artículos relacionados a una nueva tendencia que hoy por hoy circula por países de Europa y Usa en las que las mujeres han creado grupos sociales en pos de defender sus derechos de ser mujeres sin que ello involucre tener que dar descendencia al mundo. Argumentan como la reproducción femenina no es algo obligatorio para la mujer, cada cual tiene derecho a elegir, a decidir si quiere ser madre o no, y no sentirse obligada a tener hijos solo porque sus cuerpos se lo permiten y así lo quiere la sociedad. Están cansadas de ser tildadas como “bichos raros” por tomar estas decisiones, cansadas de dar explicaciones al mundo y a sus familias y amigos, cansadas de defender su postura y su forma de pensar.

A algunas mujeres y hombres esta postura les resulta espeluznante, no pueden comprender como alguien que tiene la bendición de traer vida al mundo decide no hacerlo, más cuando piensan en la cantidad de mujeres que desean poder hacerlo y que lamentablemente sus cuerpos no se los permiten teniendo que someterse a varios tipos de  tratamientos de fertilidad incluso llegando a no conseguirlo después de tantos esfuerzos.

Sin embargo no estamos aquí para juzgar que está bien y que no  y más allá de la postura personal que podamos tener al respecto, lo que yo como psicóloga les recomiendo a las mujeres es que una vez tomen la decisión de querer o no traer vida al mundo, sean muy directas y sinceras con sus parejas, lo hablen con tiempo, desde el primer momento, sean claras con ellos; ya que muchas parejas se terminan disolviendo a causa de malentendidos iniciados en estos campos: “yo pensé que ella quería tener hijos, es mujer jamás supuse que no”, “nunca lo hablamos, di por sentado que seríamos padres”, “ella me decía que por ahora no quería ser madre pero pensé que se trataba de algo pasajero, jamás me dijo que ya era una decisión”.

Evitemos salir heridas y herir a otros en el camino; tenemos como mujeres derecho a tomar decisiones sobre nuestro cuerpo y lo que hacemos o no con él; de ser madres si así lo deseamos o no hacerlo. Pero debemos ser conscientes de nuestra elección y responsables de la misma; saber transmitir principalmente a nuestra pareja cual es nuestro deseo y que él también pueda decidir si nos acompaña o no en este camino.

Licenciada Orit Vaisman Bacall
Matrícula Nro. 64563
psicologiaytratamientointegral@gmail.com

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.