¿Es Difícil Ser Soltero En Una Sociedad Tradicionalista?

Es Difícil Ser Soltero En Una Sociedad TradicionalistaPara algunos el estado de soltería es inigualable, disfrutan enormemente de la vida sin ataduras y responsabilidades; les atrae el hecho de manejarse como quieran, ser independientes y asumir el control sobre sus decisiones; gastar el dinero en lo que les plazca, viajar a donde lo prefieran, conocer personas constantemente, ver el canal de tele que se les antoje sin conciliar con alguien más. En una nota anterior nos explayamos al respecto y describimos las ventajas de la soltería. Sin embargo esto aplica para aquéllas personas que están solteras por decisión propia y por convicción; para aquéllas que a pesar de tener la oportunidad de establecerse en pareja optan por no hacerlo.

Sin embargo, no todas las personas que se encuentran solteras lo hacen porque lo prefieren, o lo deciden; para algunas este estado se siente impuesto, como parte de las circunstancias poco favorables de su vida; lo viven como una mochila en sus hombros y solo anhelan el día en el que puedan conocer a alguien especial y forma una hermosa vida en pareja y en familia.

¿Cómo viven este grupo de personas su soltería en una sociedad tradicionalista?

Esta es una pregunta que seguramente muchos de los lectores han experimentado en primera mano; independiente del estado actual que tengamos, en algún momento estuvimos solteros, deseamos estar en pareja; tumos experiencias de pasar de estar con alguien a estar solos y aprender a convivir con lo que ello implicaba; y ciertamente la sociedad no nos lo hace muy fácil.

Después de los 30 años en la mujer y alrededor de los 37 años en el en el hombre empezamos a notar como la mayoría de nuestras amistades se encuentran en pareja; los encuentros con ellos resultan ser menos frecuentes y más difíciles de coordinar; aparecen nuevos personajes en la vida de éstos como hijos, novios, esposos/as, que a su vez demandan en ellos responsabilidades y ya nada vuelve a ser igual a como lo era unos años atrás. Cuando llega el fin de semana nos es difícil encontrar amigas/os con quién salir a tomarnos un trago a la noche, ir a un boliche, a un teatro, un cine, a un bar, que nos acompañe haciéndonos el aguante en una primer cita, o a un evento en el cuál podemos conocer a alguien. Incluso llamar a contarles nuestras novedades amorosas y de otros temas también se hace tedioso; llamas y si no están trabajando, están con los nenes que gritan al teléfono mientras intentas conversar, o están fuera de casa y no entra bien la señal, o tienen al lado su marido/esposa y no pueden hablar con tranquilidad. Entonces comienzan los cuestionamientos internos: “siento que ya no me entienden “, “ me siento sola/solo no tengo con quién hablar”, “siento que mis amigas ya no están para mí”,  “esta situación me frustra, me enoja, ya no sé qué más puedo hacer para que mi situación cambie” “que fiaca salir a cenar siempre con las parejas de mis amigos y yo solo/a”, “prefiero quedarme en casa así al menos estoy tranquila/o”, “si no estás en pareja no perteneces  a esta sociedad, no hay lugar”, “tengo mucho tiempo libre y no sé cómo ocuparlo para no tener que pensar… no quiero pensar más en todo esto”, “ no me gusta parecer desesperado/a por casarme”, “ me siento viejo/a ya no estoy para etas salidas, me parece que son todos unos pendejos”, etc.

Se sienten muy incomprendidos, desahuciados por una sociedad que está hecha para ser vivida después de ciertas edades en pareja; si no estás soltero/a a los 40 es “porque seguramente algo tiene” “es extraño que una chica/o tan guapo, listo esté solo, que le pasará”, “ seguramente es una jodida/o”, la sociedad siente la necesidad de investigar el por qué estás sola/o, porque “tiene” que existir una explicación para esto, “ no es normal”; y esta creencia en la falta de normalidad es la que genera que aquella persona que no está en pareja se sienta “raro”, “diferente” y con la necesidad de entrar en este grupo de personas casadas, ennoviadas felices y estables. De hecho, cuando una pareja se casa he visto en los saludos que les manifiestan frases como “bienvenido al club de los casados” ¿qué club? No sabía que había uno o que se formaba uno cuando te casabas, ¿Dónde se paga la membresía? ¿En qué zona está el campus?  Este tipo de creencias establecidas en la sociedad, donde estar en pareja es sinónimo de ser feliz y estar bien y la soltería es sinónimo de desgracia y de carecer algo hacen que las personas se ubiquen en uno u otro extremo; que les sea muy difícil pensar: “estoy sola pero feliz”, “no tengo pareja pero me siento bárbara/o” sería casi como incongruente, incompatible.

Si bien existen numerosos grupos de personas que hoy día claman y luchan por cambiar ciertos estatutos de la sociedad, por que ésta sea más abierta, inclusiva, igualitaria, la realidad es que aún se mantienen los pensamientos tradicionalistas y la pareja no es la excepción.

¿Qué se puede hacer entonces? pensar que podemos sentirnos como queramos independiente de nuestro estado civil; este no debe determinar nuestra felicidad o tristeza; depositar nuestras emociones en la consecución de una pareja como si el resto de elementos de nuestra vida no tuviesen igual valor, es una pena. El amor es muy importante para una gran cantidad de personas, podemos, sentirnos frustrados y tristes porque aún no llega esa relación que anhelamos;  pero que esto no nos empañe todo, vieron el dicho que dice: “con el amor solo no basta” bueno es tal cual, para que una relación funcione al igual que para que un ser humano esté pleno hacen falta otras cosas no basta solo con el amor. Trabajemos en estabilizarnos en otras áreas, en estar bien con nosotros mismos, en aceptar nuestra situación actual, en salir adelante, en ampliar nuestros círculos de amistades, sacarle el foco a este tema y de a poco todo se irá acomodando. Hay ciertas circunstancias que no se pueden cambiar, pero si podemos transformar nuestras actitudes y acciones frente a ellas.

Licenciada Orit Vaisman Bacall
Matrícula Nro. 64563
psicologiaytratamientointegral@gmail.com

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.