Cuando decimos a una ex pareja “Te entregué mi Corazón” ¿A Qué nos Referimos?

Después de una ruptura hemos dicho o hemos podido escuchar a algún amigo/a decirnos “y yo que le entregué todo mi corazón”, pero ¿Qué significa haber entregado todo el corazón?

Cuando escucho esta frase me vienen preguntas como: ¿De qué forma me doy cuenta que entregué TODO mi corazón?, ¿Que sería entregarle el corazón a otra persona? , ¿Cómo me doy cuenta que he entregado mi corazón?

Si bien es una frase que no podemos tomarla literal, cuando la comprendemos metafóricamente hace referencia a la idea de una persona que siente que lo ha dado todo, que se ha entregado por completo a otro.

Me tomé el trabajo de entrevistar a varios de mis pacientes y consultarles que significaba para ellos “haber entregado su corazón” y estas fueron sus respuestas más relevantes:

  • Ceder, hacer todo por él/ella: generalmente se hacía lo que el otro decía o quería; se terminaba cediendo la propia necesidad o deseo por suplir la que tenía el compañero.
  • Amar Aceptandolo/a como es: entender que tenía sus defectos, evitar prejuicios al respecto, respetar como era, sus tiempos, sus momentos, sus salidas con amigos o familia; comprendiendo que algunos temas o actitudes que veía en él/ella no eran del todo como los deseaba pero no quería cambiarlo/a; cada quién es como es.
  • Dedicación casi al 100%: las actividades del día estaban organizadas en torno a su agenda; lo acompañaban a donde fuera, aplazaban incluso citas personales so médicas para estar junto a él/ella. El tiempo libre que tenían era todo para la pareja.
  • Sinceridad y lealtad: durante el tiempo de la relación no hubo contacto con ningún ex u persona que pudiera interferir en la pareja. Sienten que fueron reales en todo lo que dijeron, no mintieron ni ocultaron información al otro, sentían que para que la relación avanzara debía existir confianza y se esmeraron mucho en construirla, en ser fieles, en ir siempre de frente.
  • Detallistas: tenían presente los gustos e intereses de su pareja y cada tanto lo/la sorprendían con un gesto que sabían les iba a gustar: el helado favorito, llevarlos al concierto de su banda preferida, ir al restaurante que les gustaba, sacar entradas al cine o al teatro sabiendo que función quería ver la pareja, entre otras .

Así, ellos detallan estas características como indicadores de “haber entregado el corazón en una relación”; entienden que actuar de este modo implica entregarse de lleno en la pareja, asumir el compromiso, demostrarle al otro cuanto amor se le tiene.

Estas características implican un grado amplio de compenetración con el oro y de compromiso; por lo cual se puede entender como alguien que ha sido dejado en estas condiciones siente que es injusto, no comprende porque después de “haberlo dado todo” la relación no funcionó. Resulta muy frustrante y complejo de explicar.

Pero es importante que no dejes de ser como eres en una relación pese a que tus experiencias pasadas no hayan sido las mejores. Si “entregar tu corazón” no te funcionó con cierta persona esto no quiere decir que de armar futuras relaciones debas convertirte en un ser poco dador; quizás podrías comenzar por ir dando de a poco a medida que la relación avanza y conocer bien quién es tu compañera/o en esta pareja, aprender también a recibir y no solo dar; compensar tus gestos de amor con los que tu pareja también pueda proveerte. En una relación ambos deben intercambiar detalles, no apliques esa presión de hacerlo todo tu solo/a, como si la relación se tratar de ir a suplir las necesidades y deseos de otro olvidando o eliminando los propios. Encuentra el balance y el equilibrio; de este modo sentirás la relación más fluida y menos demandante para ti.

Licenciada Orit Vaisman Bacall
Matrícula Nro. 64563
psicologiaytratamientointegral@gmail.com

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.