Amar Implica Arriesgar

amar implica arriesgarHay quienes dicen que el amor está hecho solo para valientes, para aquéllas personas que no temen ser descubiertas tal y como son, que están dispuestas  a salir de su cascarón, a arriesgar mostrando sus sentimientos, a confiar en alguien más fuera de sí mismos, a frustrarse, enojarse y luego volver a sonreír; está hecho para quienes están dispuestos a enfrentar sus temores, sus bloqueos, a desafiarse a sí mismos, para quienes están dispuestos a trabajar por una relación, a entender que nadie es perfecto, para quienes están dispuestos a pasarla bien y pasarla mal, para quienes entienden que el amor pasa por etapas por crisis y pueden bancarlo.

Amar implica arriesgar un estilo de vida cómodo en el que debemos solo darnos explicaciones a nosotros mismos; en el que nuestros sentimientos están protegidos, y nos sentimos cuidados, en un lugar de seguridad del que nadie tiene acceso; en un mundo privado que nos pertenece, que hasta ahora no sentimos la necesidad de compartirlo con otro. Nuestros secretos, bloqueos, temores, miedos, sueños están guardados bajo llave y nos da tranquilidad saber que será así durante un tiempo; que no llegará alguien a amenazar este lugar de confort.

Sin embrago, la llegada del amor implica dejar de lado este lugar para sumergirnos en uno que no sabemos como resultará, con nuevas reglas, con negociaciones, en el que tarde o temprano nuestra vida privada pasará a ser compartida y creada en conjunto; en el que no podremos estar en nuestro caparazón escondidos, en el que sabemos que hay otro alguien que espera algo de nosotros, en el que tenemos compromisos y responsabilidades para con alguien más. El amor implica dar y recibir, arriesgar, superarnos, incuso saltar hacia lugares desconocidos con la simple idea de que lo estamos haciendo junto a nuestro ser amado y confiamos en que no nos estrellaremos en la bajada. Nada es certero, ni seguro, se trata de apostar, de creer, de tener fe en la historia que está por comenzar.

Para algunos este proceso resulta difícil; existen experiencias del pasado que hacen que no sea tan sencillo apostar al amor, volver a confiar, creer, y pensar que al saltar no chocarán contra una roca: para otros por el contrario el amor implica toda una aventura de la cual están más que dispuestos a experimentar, de hecho sueñan con hacerlo y viven para ello. Para otros el encuentro del amor los toma desprevenidos y no alcanzan a lidiar con estas preguntas y dudas cuando ya están más que enamorados de su pareja por lo que la entrega se da sin meditarlo mucho, fluye y la relación se va construyendo de  apoco sin tantos altibajos.

Cada uno llega al encuentro del amor de la forma en que puede, sus experiencias pasadas juegan un papel importante en ello y las secuelas que éstas dejaron influyen en el presente y futuro de las próximas relaciones que es apersona atraviese. Por eso es importante poder trabajar con nosotros mismos, con nuestras emociones, con aquellas vivencias que sentimos no están del todo resueltas. De esta forma, podremos llegar al encuentro del amor con una mirada optimista, con ganas de avanzar, de construir, de confiar y sobre todo de dar y recibir; saliendo de nuestra zona de confort y entrando a descubrir un mundo que si lo acogemos resultará siendo mágico.

Licenciada Orit Vaisman Bacall
Matrícula Nro. 64563
psicologiaytratamientointegral@gmail.com

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.