¿Y Yo Quien Soy Para Mí?

¿Y Yo Quien Soy Para Mí?Usualmente nos esforzamos por caer en gracia a los demás; porque nos acepten en un grupo, por gustarle a la persona que nos quita el sueño; queremos que todos ellos vean nuestra mejor faceta, se lleven una buena impresión acerca de quiénes somos; pero pocas veces nos detenemos a pensar ¿Quién soy yo para mi ? ¿Cómo me veo a mi mismo?

Preguntarnos esto nos acerca a nuestra esencia, nos conecta con la manera en la que nosotros nos vemos, nos reconocemos  y por qué no: nos juzgamos. Muchas veces las respuestas a esta pregunta nos resultan dolorosas, fuertes, duras… notamos que no nos aceptamos tanto como creíamos, que nos seguimos cuestionando o como se dice en la jerga nos seguimos ”dando palo” por situaciones del pasado que ya fueron, nos juzgamos y nos encontramos describiéndonos con tonos negativos, con una mirada desvalorizante y poco feliz.

Resulta entonces difícil creer que podamos mostrar una mirada agradable y positiva de nosotros mismos, cuando internamente pensamos lo contrario, nos sentimos desorientados y no terminamos de aceptarnos como somos.

Para estar bien externamente primero debemos armonizarnos internamente; aprender a lidiar con aquellos problemas que nos aquejan, perdonarnos, aceptarnos, mirarnos al espejo y amar la persona que vemos en frente sin juzgar nuestro aspecto físico, sin desmerecer las cicatrices que hoy día llevamos y que son producto de alguna historia que tuvo su presencia en nuestras vidas; cuando podamos mirarnos sin ver en reflejado en nuestro accionar la presencia de personas del pasado que nos marcaron.  Cuando podamos amarnos como somos, pensarnos como seres valiosos, importantes, que tienen mucho que aprender pero también para dar, para enseñar, para compartir, cuando podamos aprender a cuidarnos entonces aprenderemos que nadie tiene derecho sobre nosotros, que no “merecemos” pasarla mal, que nadie tiene el derecho de hacernos daño y mucho menos ser nosotros mismos quienes lo hagamos.

Aprender a entendernos, escucharnos, saber que nos dictan nuestras emociones, de donde vienen los rencores, temores, miedos y angustias que manejamos , nos permitirá mirarnos desde un lugar distinto; nos sentiremos con la responsabilidad de hacer algo al respecto para salir de estos estados, para estar bien y convertirnos en la persona que tanto anhelamos ser.

Todos tenemos una imagen que cuidamos hacia el afuera, que queremos proyectar cuando estamos junto a los demás, y esta imagen representa la persona que deseamos ser, que nos gustaría que otros viesen; entonces trabajemos internamente para ser como deseamos, para que seamos verdaderamente esa persona con la cual nos sentimos cómodos, a la cuál admiramos, nos genera orgullo y valoramos. Tú mismo has puesto esa vara, has resuelto el modo en el que quisieras verte; trabaja por ello, pregúntate que te viene sucediendo para estar hoy donde estás; que te hace falta para llegar al lugar en el cuál desearías estar, que cuestiones te están bloqueando, que creencias limitantes están deteniendo tu crecimiento personal.

Puedes ser la persona que elijas ser; solo depende de ti.

Licenciada Orit Vaisman Bacall
Matrícula Nro. 64563
psicologiaytratamientointegral@gmail.com

Dejar un Comentario