Volver a Nacer

Volver a NacerLa ruptura de un hogar, de una familia, de un sueño nos marca para siempre; creemos que nunca podremos superarlo, no visualizamos una salida que no incluya el dolor, la angustia, el llanto. Sea cual sea la causa de la separación y más allá de si la misma en el fondo nos va a hacer bien, en el momento en que ocurre no podemos apreciarlo, estamos sumidos en sentimientos melancólicos donde lo único en lo que podemos pensar es en nuestro sueño de formar una famIlia que se ha derrumbado justo delante de nuestros ojos.

Con el paso del tiempo, nos vamos dando oportunidades: salidas con amigos, lecturas apasionantes, queremos volver a vernos lindas, asistimos a terapia, iniciamos actividades que habíamos relegado durante años o meses; de pronto nuestra vida comienza a cobrar un nuevo valor: pensamos en el futuro en lo que puede llegar a suceder.

Sentimos como poco a poco nuestros sentimientos de tristeza, desesperanza, nostalgia, rencor, se van transformando en sentimientos positivos de alegría, esperanza, pasión,alivio; nos viene a la mente palabras como perdón, olvido, paz. En este momento descubrimos con mucha emoción que hemos VUELTO A NACER.

Nuestra esencia ha vuelto a su lugar, la sonrisa ha regresado a nuestros labios, de nuestra boca salen risas, y vemos como todo aquél pasado negro de a poco va quedando como un amargo recuerdo , como un capítulo más de nuestras vidas pero ahora estamos dispuestos a escribir uno nuevo.

Los sinsabores del pasado han dejado su huella, no se han borrado y tampoco lo harán; hacen parte de quienes somos, nos constituyen en esa persona que hoy día puede mirarse ante el espejo sin llorar, hansido y siempre harán parte de nuestras historia, de nuestros aprendizajes, de nuestra vida. Pero ahora les hemos dado un rol distinto, han dejado de ser protagonistas para pasar a ser solo actores de reparto y nosotros hemos dejado de ser espectadores para pasar a ser actores e hiladores de nuestra próxima historia.

Hemos recobrado la sanidad mental, la paz interior, el poder dormir libremente sin sobresaltarnos con recuerdos amargos, hemos podido perdonar lo que creíamos imperdonable, hemos podido mirar a los ojos a quién nos causó uno de nuestros más grandes dolores sin sentir rencor, ni odio, , podemos vernos a nosotros mismos en el espejo con amor y admiración; hemos podido VOLVER A NACER.

Licenciada Orit Vaisman Bacall
Matrícula Nro. 64563
psicologiaytratamientointegral@gmail.com

Dejar un Comentario