Posts Tagged ‘relaciones’

Por qué está bien salir con un hombre con menos educación que una

Por qué está bien salir con un hombre con menos educación que unaMientras manejaba hasta el garaje del edificio Ronald Reagan de Washington, donde se iba a celebrar un evento nocturno, me topé con un guardia de seguridad muy bello. “Buenos días”, dijo. “Es tardes”, le contesté con una sonrisa.

Encontré consuelo en el nerviosismo que causó su desliz y eso se reflejaba en mí. Me dio el coraje para preguntar sobre su estado civil y preguntarle su número de teléfono. Esa actitud tan atrevida era algo muy raro en mi carácter. Él me pidió que le escribiera, para que pudiera tener mi número de teléfono. Lo hizo. Fue sencillo: “Soy Seleana”.

A los cuatro minutos de escribirle el mensaje recibí una respuesta: “Tu sonrisa hizo mi mañana“. Me reí y tome la decisión de conocer a Greg.

Hemos estado saliendo durante seis meses. La ligereza y la facilidad se muestra en todos los aspectos de nuestra relación, mientras que en los romances anteriores parecían ser más competitivos que compasivos.

(más…)

Compártelo!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

Me Dejaron

Me dejaronCuando una relación se termina, es habitual entre los amigos preguntar: ¿él/ella te dejo? O ¿vos lo dejaste? No sé qué hace tan interesante su respuesta, pero parece que ciertamente define una postura en la forma en la que cada integrante de la ex-pareja conlleva a futuro la ruptura.

Quien ha sido dejado, se siente “abandonado”, una “víctima” de la situación,  le recorre la sensación de no haber sido lo suficientemente bueno para, no haber podido general tal o cual cosa en el otro,  y lo más fuerte de todo…. No ser más amado por quién ellos aman. (más…)

Compártelo!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

¿Por qué Siempre Elijo Mal?

¿Por qué Siempre Elijo Mal?Cansados de atravesar relaciones fallidas, de ilusionarnos con un nuevo amor y descubrir que nuevamente éste no funcionará, agotados de intentarlo en varias oportunidades sin llegar a un final feliz; nos preguntamos ¿Estaré eligiendo mal?

Claramente algo nos está pasando, ya no sabemos si somos solo nosotros quienes generamos que nuestras relaciones fracasen, o son las personas que estamos eligiendo quienes no son funcionales para una relación o finalmente somos ambos que al no ser compatibles no podemos hacer que la relación prospere.

Lo que nos es claro es que algo anda mal, por alguna razón nuestras relaciones de pareja no están dando frutos, se están desvaneciendo ante nuestros ojos, ya nos sabemos que más  hacer o decir para que esto no suceda nuevamente, pero lo lamentable es que se sigue repitiendo la historia.

Nos decimos una y otra vez ¿por qué estoy eligiendo mal? ¿Por qué me estoy fijando en estas personas que poco y nada tienen que ver conmigo? ¿Por qué sigo dándole oportunidades a relaciones que desde el primer momento estaban condenadas a fracasar? ¿Porqué no puedo escuchar mi voz, mi intuición y alejarme de ciertos hombres/mujeres? ¿Hasta cuándo voy a seguir repitiendo esta historia?

Muchas veces no somos conscientes de las malas elecciones que tomamos en el campo del amor, es solo cuando tocamos fondo que nos empezamos a cuestionar que algo anda mal e indagamos en nuestro ser que nos puede estar sucediendo. Cuando llegamos a este punto estamos agotados, desesperanzados, no sabemos si podremos creen nuevamente en el amor o en el poder estar bien con alguien, nos parece que todos a nuestro alrededor tienen una vida en pareja afortunada pero que por algún motivo esta suerte no nos tocó a nosotros, nos alimentamos por lo que pudo ser y no fue, nos volvemos a replantear aquel amor fallido por el que decidimos no luchar más y ahora creemos que fue un error dejarlo ir; volvemos recurrentemente al pasado, de hecho nos quedamos a vivir en él sin poder dejarlo ir; necesitamos con todas nuestras fuerzas  aferrarnos a algo y no sabemos a qué.

Es un momento difícil, nuestra cabeza da vueltas y vueltas sin parar, pero algo positivo que tiene este momento es cuando por fin podemos hacernos estas preguntas; podemos indagar sobre que nos sucede, sobre el porqué de nuestras elecciones y tratamos de encontrar respuestas; siempre que busquemos caminos estos van a aparecer ante nuestros ojos; siempre que busquemos respuestas éstas vana  llegar, siempre que queramos cambiar, el cambio va a ser posible. Todo depende de la mirada que tengamos, del lugar en el que deseemos estar y de la forma en la que estemos dispuestos a vivir.

Las malas elecciones son producto de falta de claridad sobre aquello que deseamos y sobre quienes somos nosotros mismos y lo que necesitamos, son consecuencia de las “prioridades” que solemos ponernos en la vida, son el resultado de actuar impulsivamente y dejarnos guiar solo por la emoción, por el momento, por el aquí y el ahora.

Para poder tomar buenas decisiones es necesario que primero sepamos quienes somos, que descubramos que necesidades tenemos, que objetivos de vida nos estamos planteando, que tengamos una meta o varias a cumplir y que sepamos por qué camino estamos dispuestos a andar y por cuáles otros no; es importante además que podamos permitirnos entrar a conocer al otro, no solo guiarnos por su apariencia; igualmente redistribuir nuestras prioridades con base a lo que realmente nos es importante nos va a ayudar a organizar nuestra mente y a enfocarnos en lo verdaderamente trascendental.

Por otra parte, las emociones son esenciales pero también nos juegan malas pasadas, debemos poder equilibrar nuestra emoción con nuestra razón, ni guiarnos solo por una ni solo por la otra; aquí es donde está la verdadera tarea del ser; en poder mediar entre lo que sentimos y aquello que sabemos debemos hacer. A veces sentimos que amamos a alguien y en nombre de este amor perdonamos infidelidades, violencia, descuidos hacia nuestra persona; reincidimos en estas relaciones patológicas sin poder cortar definitivamente con ellas. Solo hasta que nuestra razón pueda interponerse en este camino y hablarnos,vamos a poder escucharla y entender:“esta relación no me hace bien, siento que lo amo, pero ¿si esto es amor porque sufro así? ¿ Si esto es amor entonces porque me siento tan miserable? ¿Si esto es amor entonces porque quiero alejarme?, ¿Si esto es amor porque siento que esto no está bien? ¿Si esto es amor porque me pregunto si algo alguna vez cambiará? Quizás no es amor, quizás soy yo, que tengo miedo a dejarte ir, a estar sola/0, que siento que me has hecho tan dependiente de ti que no puedo soltarte; solo ahora puedo tomar distancia y verlo, entenderlo y decirme una y mil veces: Esta historia no la quiero volver a repetir.

Licenciada Orit Vaisman Bacall
Matrícula Nro. 64563
psicologiaytratamientointegral@gmail.com

Compártelo!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

Por qué tu próxima relación no va a ser mejor que la actual

Por qué tu próxima relación no va a ser mejor que la actualRomper con tu pareja podría equipararse a recibir puñetazos en el estómago durante varias semanas seguidas. Un dolor físico y emocional que te debilita y afecta a tu vida diaria, te jode cualquier plan de futuro que tuvieras, salpica incluso a tu círculo de amistades y a tu contrato de alquiler y hace tambalear tu creencia en un mundo justo. Según la escala de estrés creada por los psiquiatras Thomas Holmes y Richard Rahe, lo único que causa más estrés que romper con tu pareja es la muerte de esta.

Pese al dolor que supone, la mayoría hemos vivido más rupturas antes de cumplir los treinta que nuestros abuelos en toda su vida. Pero eso está bien, ¿no? Tenemos la oportunidad de encontrar a la pareja perfecta, mientras que antiguamente las personas permanecían juntas por imperativo social.

Sin embargo, la psiquiatra alemana Adelheid Kastner, directora de la planta psiquiátrica de la Clínica Universitaria Kelper, no está de acuerdo con esta premisa. El mes pasado, Kastner publicó Tatort Trennung, cuya traducción sería “ruptura en la escena del crimen”. El libro presenta casos en los que las rupturas provocaron daños irreparables o incluso destrozaron las vidas de los implicados y señala que esos finales dramáticos podrían haberse evitado. (más…)

Compártelo!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

Como Olvidarte

Como Olvidarte“Nunca conocí a alguien como él y para serte sincera no creo poder llegar a estar con otra persona; él me sabía entender, escuchar, me apoyaba, era muy tierno; todavía no puedo entender como terminó todo, ¿qué fue lo que pasó? Ayer me decía Te Amo y hoy simplemente no está… es algo que no logro comprender; trato de hallar una explicación a todo esto pero no la hay, no sé por qué me dejó, porqué se fue, si yo le daba todo”

Hay amores que son muy difíciles de olvidar, que se meten en tu alma y sin darte cuenta estas locamente enamorada de alguien, vives para él, tu vida entera gira en torno a esa persona; y no concibes la idea de perderlo; hasta que un día te sorprendes con esta noticia; la sientes como un baldazo de agua fría y solo puedes pensar ¿como voy a poder vivir sin él? (más…)

Compártelo!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

La monogamia en tiempos de internet

La Monogamia en Tiempos de InternetUn martes por la mañana, antes de salir del apartamento de Michael, sonreí y le dije: “Que te vaya bien en tu clase de hoy”. Puede que eso no suene importante, pero intentaba darle una pista: estaba interesada en algo más que nuestros encuentros una noche a la semana.

Pero podía comprender que no entendiera.

Entonces, un poco después, le envié un mensaje de texto: “¿Podrías enviarme una lista con tus canciones favoritas?”.

Me envió una, pero aún no estaba segura de que hubiera captado el mensaje.

Decidí ser un poco más obvia: “¿Quieres ir al Gran Cañón en las vacaciones de primavera?”.

“Suena divertido”, respondió, “pero estaré ocupado en esas fechas”.

Era ridículo. Al final terminé por escribir: “Me gustas y quiero estar contigo”. Después cerré con fuerza los ojos y presioné “Enviar”. (más…)

Compártelo!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

¿Por qué duele tanto acabar una relación de amistad?

¿Por qué duele tanto acabar una relación de amistad?Muchos hemos tenido que lidiar con la pena y la ansiedad que supone pasar por la ruptura de una relación de amistad.

Es de esperar que una ruptura sentimental te arruine emocionalmente. Los discos sobre rupturas son tan abundantes que se han convertido en un tópico, y hay millones de libros y películas sobre el tema.

Sin embargo, sobre el tema de perder amigos no se ha hecho mucho, algo que sorprende dado lo habitual que es. Según un equipo de investigadores holandeses que estudiaron las relaciones de 604 personas, más de la mitad de las amistades se acaban pasados los siete años.

Y perder a un amigo jode. Sea el resultado de una pelea en una fiesta, de mudarse a otra zona o de perder el contacto progresivamente, muchos hemos tenido que lidiar con la pena y la ansiedad que supone el final de una relación platónica.

En las rupturas de pareja se presupone un largo periodo de desajustes emocionales, pero con frecuencia las rupturas con los amigos no se tienen tanto en cuenta y se barren debajo de la alfombra.

Hablé con Irene Levine, psicóloga y autora de Best Friends Forever: Surviving a Breakup with Your Best Friend (Mejores amigos para siempre: Sobrevivir a una ruptura con tu mejor amigo), sobre por qué jode tanto perder a un amigo y qué podemos hacer para superarlo. (más…)

Compártelo!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

¿Estamos en una Relación?

Estamos en una relacion?Flor tiene 30 años, conoció a Sebas hace 5 años en el trabajo, ambos son ingenieros de sistemas; están saliendo de novios hace 3 años; sin embargo Flor se queja constantemente de la falta de cuidado y atención de Sebas hacia ella: “Después de 3 años aún no conozco su familia, casi no salimos con sus amigos, siempre estamos con los míos, solo hemos salido de vacaciones una vez y cuando le pido de hacerlo me dice que ahora no puede, que está ahorrando para comprarse un depto. Y cuando le digo si piensa en ese depto para los dos me responde que no se ve por ahora conviviendo conmigo, que necesita estar solo durante un tiempo y disfrutar de esto antes de ponerse a convivir…. Todo ello me hace pensar si estoy en una relación verdadera o que es lo que nos está pasando…“

Seguramente alguno de mis lectores se sentirá identificado con la historia de Flor (nombre ficticio que utilizaré para no revelar el verdadero) y Sebas; con una “relación” que si bien ha ido acumulando años aparentemente ha dejado de progresar en calidad de tiempo compartido y en proyectos construidos a futuro.

La pregunta es ¿Por qué Flor sigue en esta relación si siente que no está recibiendo lo que merece?

(más…)

Compártelo!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

Histeriqueo en la Web

Histeriqueo en la web“Qué pasa con estos hombres / mujeres de hoy día que solo hablan por whatsapp , que necesitan verme por Facebook antes de aceptar una salida juntos, que revisan todas mis fotos de instagram para asegurarse que me veo tal cuál mis fotos de perfil y que no he mentido respecto a ello… ¿Por qué es todo tan tecnológico y distante?… Extraño las épocas en las que no teníamos celular ni ninguna de estas redes sociales y solía conocer a los chicos que me gustaban en eventos, fiestas, restaurantes; luego él me pedía mi teléfono, yo se lo daba y al día siguiente me llamaba para concretar una salida y conocernos; todo parecía ser más rápido, más fácil, sin tantas trabas….”

La llegada de redes sociales y chats han permitido que algunas personas con dificultad para relacionarse con el sexo opuesto puedan hacerlo más libremente, puedan perder un poco el temor a conversar con otro y se suelten más sabiendo que hay una pantalla de por medio y que esto les facilita ser la persona que quieran, jugar un poco con sus temores, exponerse un poco más; no podemos decir que estas herramientas son malas ni mucho menos, sin embargo para un grupo de personas, éstas se han convertido en su escudo, se esconden detrás de ellas y no salen más; sus conquistas, conversaciones, histeriqueo, todo queda detrás de estas redes sociales sin llegar nunca a concretarse en vivo y en directo. (más…)

Compártelo!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

1 2 3 4