Querer es Poder

Querer Es PoderCuántas veces hemos soñado con situaciones que consideramos platónicas; momentos en los que sonreímos mientras miramos la nada misma y que al despertar de ese sueño nos decimos: “no, igual esto es imposible sé que no va a ocurrir”, fantaseamos con ser nosotros mismos pero en una dimensión distinta, rodeados de oportunidades que en el di a día simplemente desaparecen; nos atrevemos a salir de nuestra burbuja, soñar en grande, sacarnos nuestros miedos y tabúes, despojarnos de nuestros propios límites y por un instante nos creemos que podemos, confiamos en nosotros, nos sumergimos en este mundo fantástico e ideal en el que quisiéramos permanecer indefinidamente…. Hasta que algún bocinazo, una alarma el despertador, nuestra pareja o el celular nos traen de vuelta a nuestra actual realidad, nos recuerdan que eso que vivimos tan solo era un sueño.

Sin embargo muchos hemos leído sobre el poder que tiene nuestra mente para atraer lo que deseamos, para potenciar nuestro camino, para construir nuestra historia y como no, nuestro futuro.

En las relaciones de pareja funciona igual que con otros aspectos de la vida: basta con soñar para poder alcanzar. Solo debemos enfocarnos en nuestro sueño, en nuestro deseo y trabajar firmemente en ello.

El primer paso para que este camino hacia nuestro sueño se concrete es poder despojarnos de nuestro principal rival: los miedos, obstáculos, limitaciones, creencias erróneas que nos detienen, nos impiden avanzar y continuar. A medida que queramos dejarlas ir, ellas más firmes se pondrán, más nos recordarán que están ahí, que son las edificadoras de nuestro pensamiento, que no podemos simplemente borrarlas y pasar delate de ellas. Así que será un trabajo intenso, donde deberá primar la motivación de nuestro sueño a  cumplir, en el que deberemos ponernos a prueba y ver qué tanta determinación tenemos para salir de estas imitaciones que hasta ayer eran nuestra “realidad”. Deberemos ser perseverantes, trabajadores, pacientes, resilientes.

Este punto requiere poder dar vuelta a pensamientos que para nosotros no son solo ideas, son “realidades” en las cuáles creemos firmemente y hasta el momento hemos confiado en que son así, nunca han sido puestas a prueba.

Vamos a ejemplificarlo con un caso:

“Laura es una chica de 25 años de edad, trabaja como secretaria en la empresa del padre de Francisco, quien tiene 30 años. Ella está muy enamorada de él, todos los días lo ve entrar a la oficina y sentarse en su escrito, que está diagonal al de ella. A su vez percibe que no le es indiferente a él; ya van varias veces que ella voltea a mirarlo y sus ojos se encuentran; él le hace un guiño con el ojo y ella tímidamente se da vuelta. Hace unos días, Francisco se acercó a ella y la invitó a salir. Desde aquél día Laura fantasea con este encuentro, imagina todo lo que haría en esa cita, sueña con la idea de convertirse en novios, poder casarse, tener hijos con él. Sin embargo, no da rienda suelta a sus deseos ya que en su familia le ha inculcado la creencia que “los niños ricos solo quieren pasarla bien con las chicas pobres, nunca van a tomarlas en serio”; desde este lugar Laura cree firmemente en que Francisco solo la ha invitado a salir con la idea de divertirse una noche y luego abandonarla como si fuese un trapo de piso. No quiere aceptar la invitación, ambos siguen persiguiéndose con la mirada, él insiste en la invitación, no entiende porque aún ella no lo acepta…..”

Siguiendo este ejemplo, Laura tiene varios caminos a seguir, ahora hablaremos de dos:

Por un lado ella podría mantenerse firme a su creencia, sufrir en silencio por este amor no correspondido y soñar despierta con lo que hubiese podido ser y nunca fue. Hablaríamos de un desamor y con el tiempo ella iría superándolo.

Por otra parte, Laura podría cuestionar esta creencia familia y pensar: “¿por qué debería pasarme esto a mí? ¿Por qué debería creer que son todos iguales? ¿Acaso si me enamoré de francisco no es porque creo que él es distinto? ¿Qué pasa si salgo a una cita con él y descubro que Francisco si quiere continuar conociéndome, si quiere una relación en serio conmigo?

Empezar a cuestionar estos mandatos y darnos la posibilidad de confiar en nuestro instinto, en que aquello que soñamos puede ser real, darnos una oportunidad para cambiar lo que está escrito y arriesgarnos a encontrar respuestas, es el primer paso para derribar nuestros miedos e ir en busca de aquello con lo cual estamos soñando.

Esto no quiere decir que necesariamente vayamos a alcanzar nuestro sueño con un solo intento, o que no encontremos otros obstáculos en el camino; pero claramente estaremos cada día más cerca de alcanzar nuestra meta, de llegar al lugar con el cual estamos soñando, de encontrar la persona con la cuál deseamos poder vivir, casarnos y tener una familia

Siguiendo con el ejemplo, Laura tomó la decisión de salir con Francisco, pudo derribar sus propias creencias y descubrió con felicidad que Francisco estaba muy interesado en ella, que sus intenciones eran serias, ahora son novios y están planificando convivir. Ello no quiere decir que todo sea color de rosa o que no puedan llegar a terminar en el futuro; lo que nos muestra este ejemplo es que gracias a que Laura pudo vencer sus propios miedos, se arriesgó a conocerlo y fruto de esta decisión nació una relación entre ambos; relación con la cuál Laura venía soñando y que de no haberse animado a cuestionar su propia realidad jamás habría podido llegara  concretar.

Si me estás leyendo, es probable que seas una de estas personas que está luchando para salir de su propio molde; y por esto te felicito, te aplaudo, porque solo unos cuantos se animan a hacerlo, se cuestionan sus propias realidades y van en busca de otras nuevas. Hay que ser valientes para hacerlo, para arriesgarse, para transitar lugares hasta el momento desconocidos. Pero solo quienes se atreven a hacerlo pueden superarse así mismos, pueden ir en busca de su sueño y alcanzarlo.

Sigue así, no te detengas, cada día estás más cerca de llegar al lugar en el cuál sueñas estar!

Licenciada Orit Vaisman Bacall
Matrícula Nro. 64563
psicologiaytratamientointegral@gmail.com

Dejar un Comentario