Me Dejaron

Me dejaronCuando una relación se termina, es habitual entre los amigos preguntar: ¿él/ella te dejo? O ¿vos lo dejaste? No sé qué hace tan interesante su respuesta, pero parece que ciertamente define una postura en la forma en la que cada integrante de la ex-pareja conlleva a futuro la ruptura.

Quien ha sido dejado, se siente “abandonado”, una “víctima” de la situación,  le recorre la sensación de no haber sido lo suficientemente bueno para, no haber podido general tal o cual cosa en el otro,  y lo más fuerte de todo…. No ser más amado por quién ellos aman.

Todo este conjunto de valoraciones negativas conllevan al integrante de la ex pareja a sentirse desvalorizado; le trae grandes consecuencias en su autoestima, de pronto ya no se siente capaz de conquistar a nadie más, no cree que tenga atributos positivos, se siente feo/fea, sin gracia; piensa que todas las personas del sexo opuesto van a  ver en ellos lo que su ex pareja veía, o a dejar de encontrar en ellos lo que su ex pareja no encontró. Una especie de generalización ante la situación vivida, que le impide ponerse de nuevo en pie y vivenciar otras posibles relaciones.

Tardan a veces más tiempo en reponerse que quienes han dejado, también por la ilusión que mantienen de que la otra persona en algún momento se arrepienta y regrese a ellos.

Sus heridas emocionales son profundas y ello varía según la relación que se haya vivido, el vínculo que los haya unido, el amor que se tenían, el grado de compromiso que existía en la pareja, la forma en la que hayan terminado la relación y los motivos que condujeron a ello.

Para “el abandonado”, está siempre el temor a volver a repetir esta historia, a que de nuevo sean dejados por otra pareja y deban revivir ese dolor; por ello algunos se abstienen de comenzar nuevas relaciones durante un largo tiempo, necesitando reencontrarse primero con ellos mismos, disfrutar de sus espacios solos o con amigos, volver a confiar en lo que son, en lo que pueden dar; necesitan volver a creer en una historia de amor con un final distinto; requieren de espacio, paciencia, libertad, por parte de su entorno.

Sin embargo, no está bueno que te quedes con la idea de que eres una “víctima” de todo esto, porque en realidad tu también fuiste partícipe de esta decisión, de este final, la única diferencia está en quien optó por hablarlo primero. Debemos intentar pensar todo lo que nos sucede de manera constructiva, de esta forma ante una ruptura más allá de quién a dejado a  quién es importante enfocarnos en como salir adelante, que hacer para estar bien, como recuperar nuestras fuerzas y nuestra motivación, que necesitamos para volver a creer en el amor . No desperdiciemos nuestro tiempo cultivando rencores y preguntas sin respuesta, esto solo nos traerá más dolor.

Licenciada Orit Vaisman Bacall
Matrícula Nro. 64563
psicologiaytratamientointegral@gmail.com
.

Compártelo!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

Dejar un Comentario