Las Apariencias

Apariencias¿Has sentido alguna vez la necesidad de aparentar para conquistar a alguien o retenerlo a tu lado? ¿Has sido engañada por un hombre que ha aparentado contigo?

“La Apariencia es el aspecto exterior de algo o alguien. Es una cosa que parece y no es”, según indica el diccionario de la Real Academia Española.

Considero que la apariencia es adoptar una falsa identidad. Se trata de un engaño hacia el otro y hacia uno mismo.

Son muchos los factores que pueden llevar a una persona a tomar la determinación de  aparentar, de mostrarse de un modo distinto al que se es en realidad.

He consultado a un grupo de mujeres acerca de los motivos por los que deciden aparentar con un hombre y las principales respuestas se centran en “temores” a que las elijan sólo por su aspecto exterior, por su situación económica, por miedo a no ser aceptadas, por baja autoestima, por malas experiencias anteriores…

La apariencia, muchas veces, no es una determinación consiente sino un accionar basado en prejuicios que nuestra mente fundamenta. Por lo general están basados en experiencias dolorosas o traumáticas anteriores. Entonces la apariencia se convierte en una coraza, en un escudo que imponemos, en un engaño.

Que “las apariencias engañan” es una verdad. Quien sabe aparentar posiblemente logre “hacer que el otro crea” que es real lo que no es. Considero que aparentar es sencillamente mentir, engañar. Por algo dicen que “las mentiras tienen patas cortas”; es decir, que no son sostenibles por mucho tiempo.

Entonces te pregunto a ti: ¿quieres tener una relación basada en apariencias? ¿Para qué?

¡Por favor relájate! Ese siento que es el mejor consejo que puedo darte.

Si fuiste víctima de un hombre que aparentó contigo… el próximo no debe pagar las consecuencias de ser condenado a tu desconfianza, si has aparentado en relaciones anteriores, pues no sigas haciéndolo de aquí en más.

Posiblemente, si te muestras tal cual eres aparezca ese hombre que te eligirá por lo que realmente sos, se enamorará de tus virtudes y aceptará tus defectos. Porque tu harás lo mismo con él.

“Quien quiere una rosa sabe soportar sus espinas”

Romina Gluck
Periodista
ar.linkedin.com/in/rominagluck/

Compártelo!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

Dejar un Comentario