La Comunicación Asertiva: Como expresar antes de explotar en nuestra vida!

¿Te sucede algunas veces que frente a tu pareja hay algunas cosas que no te animas a expresarle y te callas hasta que no podés más y luego lo vomitas?

O en el trabajo, hay ciertas actitudes que no te cierran pero no querés entrar en conflicto con tu jefe, subordinados o colegas, por lo que preferís guardarte todo ese cúmulo de emociones y opiniones…mientras tanto tu presión arterial sube y tu úlcera también….

O quizás en tu familia te has acostumbrado a no expresar abiertamente o manifestar lo que sentías como la rabia, el miedo, tristezas o angustias. Por lo que cada vez que en tu adultez te ves envuelto en alguna situación que te afecta o moviliza, hacés como de pequeño y evitas compartir lo que te pasa…

La comunicación asertiva es una habilidad muy importante para los tiempos que vivimos. Es la capacidad de comunicar adecuadamente nuestro punto de vista y necesidades emocionales a los demás de manera adecuada, madura y efectiva.

Sucede que muchas veces, ante determinadas situaciones de trabajo, afectivas o sociales, sentimos o pensamos de cierta manera. Quizás algo nos dolió como la actitud agresiva de alguna persona cercana que estimamos. O quizás algún tipo de juego manipulador de algún familiar o amigo que nos suele irritar pero que no sabemos como frenar. Todas estas situaciones generan un stress emocional.

Cuando no expresamos lo que sentimos en esta clase de situaciones, que por cierto conforman el 80 % de los casos que se viven a diario, nos estamos predisponiendo para enfermarnos. Por aquello que callamos nuestro cuerpo expresa de alguna manera.

Son muchísimos los casos de depresión, afecciones cardíacas, trastornos gástricos y ataques de pánico que aparecen en el marco de nuestra vida laboral, familiar o afectiva. Y en la base de todos ellos se encuentra una incapacidad para posicionarnos firmemente y expresar lo que deseamos y necesitamos.

Esta falta de no confrontar en nuestra vida, se debe que a solemos temer que si expresásemos lo que sentimos, podríamos llegar a perder el amor o estima de la persona. Por lo que solemos optar por evitar la confrontación, aunque de esta forma nuestro vínculo se deteriora y pierde profundidad.

También puede suceder lo contrario. Nos vamos al otro polo. Nos volvemos muy agresivos y violentos cuando algo nos duele o afecta. Por lo que explotamos y vomitamos nuestro enojo y dolor a los demás, esperando que sean ellos quienes tengan que “cuidarnos” y hacerse cargo de nosotros. Aquí también en el fondo hay una enorme dificultad de mostrar nuestra fragilidad o vulnerabilidad al otro, sea familiar, pareja, amigo o conocido. Por lo que estamos permanentemente a la defensiva, y ante la menor provocación saltamos indignados y dispuestos a pelearnos con quien “haya osado ofendernos”.

Es importante que tengas en cuenta que confrontar y comunicar asertivamente son procesos normales a cualquier tipo de vínculo en el cuál estés envuelto.

La comunicación asertiva es una habilidad que podemos aprender a desarrollar. Implica expresar firme y adecuadamente lo que pensamos y sentimos, sin caer en una posición sumisa de víctima, como tampoco en un estado agresivo y explosivo.

Esta habilidad puede ser entrenada a través de una terapia adecuada con ejercicios de role playing y otras técnicas efectivas.

Todos tenemos la capacidad de desarrollar esta competencia. Es un derecho natural que poseemos para lograr una vida energética, profunda y plena.

Lic. Pablo Nachtigall – Psicólogo & Terapeuta en Bioenergética Transpersonal

Compártelo!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

Dejar un Comentario