Hace Mucho no Tengo una Cita

Hace Mucho no Tengo una Cita“Estoy algo nerviosa, hace ya un tiempo que corté con mi ex y desde ese entonces que no he salido con nadie más; ya ha pasado 1 año y medio desde aquél entonces; me siento nerviosa, muy nerviosa, hoy casi no he podido comer, me duele la panza, siento que me va a dar algo… cuando pienso en estar en el auto con alguien que es un completo desconocido para mí, o sentada en un restaurant conversando quien sabe de qué cosas con una persona que solo he mantenido unas pocas conversaciones por teléfono y el whatsapp, se me hace muy extraño.

Estaba acostumbrada a estar con mi ex, a nuestras conversaciones, a relajarme en nuestras salidas, poder ser yo, no estar pensando en que decir, sobre que hablar, que ponerme, si debería o no besarlo, como saludarlo ahora que lo vea , no tenía que cargarme de estos pensamientos pesimistas cuando me pregunto: ¿Le gustaré? ¿Querrá volverme a ver? ¿Le pareceré interesante? Y encuentro un NO como respuesta a cada una de ellas.

Me siento muy estresada, ya quiero que pase este encuentro y poder romper con el estrés de”la primera cita después de”; seguramente después de esta cita esté más relajada para otros encuentros, me sienta más aliviada, me parezca menos extraño hacerlo…. Qué se yo, es lo que quiero pensar, pero me está resultado toda esta experiencia muy difícil; me hace acordar de mi ex, de lo que teníamos juntos, de la confianza que había entre nosotros, de estos detalles que ya habíamos superado, estos nervios que ya no estaban, esta incertidumbre que ya no se sentía; como quisiera ya estar en ese lugar con alguien sin tener que pasar por todo esto de nuevo”

Volver a reinsertarse en el mundo de las citas puede llegar a  ser muy difícil para algunas personas, es tener que enfrentarse con los fantasmas del pasado, abrirse nuevamente a que otro te pueda conocer, darte nuevas oportunidades, ampliar tu mundo a alguien mas que hoy te resulta desconocido y en quien no confías, es volver al juego del amor y también de la decepción, de salidas que quizás no resultarán en nada, de personas que conocerás y querrás que sean la correcta pero que por algún motivo no pasará, de situaciones incómodas y otras muy interesantes; es volver al mundo del deseo, de la conquista, de volver a exponer tu corazón a la espera de que alguien lo sepa cuidar y no lo rompa en mil pedazos; es volver a confiar, volver a creer, tener fe en que las cosas esta vez pueden resultar distintas.

Todo ello genera temor, incertidumbre, ganas de salir corriendo, sin embargo el deseo de hallar el amor es más fuerte y nos detiene de la huida, nos hace reflexionar, aceptar lo que nos sucede, enfrentarlo y aferrarnos a la idea de que merecemos que algo bueno nos pase, a la idea de que somos buenas personas y merecemos ser felices, encontrar un abrazo, un mimo una caricia en otro, que también a nosotros nos pueden suceder cosas buenas, que esto no solo le pasa a nuestros amigos, conocidos o en películas, que también somos dignos de vivirlo y que tenemos ahora una nueva oportunidad para intentarlo.

Si te encuentras atravesando esta etapa y sientes que te supera, busca contención en amistades, familiares o una ayuda terapéutica que pueda guiarte en este proceso, acompañarte, de esta manera sabrás que no  estás sola; hacer un cambio de look te ayudará también a adquirir mayor seguridad en ti misma, al verte renovada externamente podrás sentir la motivación para renovarte también internamente. No temas salir al mundo, solo ahí podrás encontrar tus respuestas, y no temas caer de nuevo, solo una persona como tú que ya superó una caída puede saber con certeza que se levantará nuevamente y saldrá adelante.

Licenciada Orit Vaisman Bacall
Matrícula Nro. 64563
psicologiaytratamientointegral@gmail.com

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.