El dinero… ¿Es tu amigo o enemigo?

Si bien es cierto que existe una realidad socioeconómica por momentos critica con altos índices de inflación para todos nosotros, también coexiste nuestra realidad psicológica- espiritual interna que es determinante a la hora de permitirnos generar dinero en forma abundante. Esta realidad se relaciona con nuestra personalidad, autoestima, y nuestras creencias y emociones respecto al dinero. Millones de personas evidencian dificultades para ganar y/o disfrutar del dinero en forma relajada y fluida. Otras se muestran muy capaces de generarlo pero no logran disfrutarlo ya que es motivo de peleas con sus familiares, parejas o conocidos. Existen personas que no saben como ganar más plata, ya que adolecen de ciertas habilidades / conocimientos, por lo que tienden a echarle la culpa al gobierno o las personas que los rodean. A veces tampoco saben cobrar y sienten culpa en relación al dinero. Y están también aquellos que saben ganarlo y disfrutarlo pero no le dan un uso sagrado como lo es el ayudar al prójimo, por lo que permanecen en una posición limitada, mezquina y egoísta. En todos estos casos podemos observar un problema clave, más allá de posibles circunstancias desfavorables, y es que estas personas mantienen una relación limitada con el dinero, por lo que éste termina convirtiéndose en un factor negativo en sus vidas.

Te sucede algo similar en alguna área de tu vida?
El dinero ha sido objeto, desde tiempos inmemoriales, de conflictos familiares y hasta cruentas batallas sangrientas. Si nos preguntasen que opinamos sobre el dinero, la mayoría de nosotros respondería cosas tales como “un mal necesario”, “un motivo de conflicto permanente” o “el dinero es sucio”. Generalmente aludimos al mismo en forma negativa, olvidándonos de algo básico e insoslayable: el dinero es solamente un bien de intercambio, un billete o moneda que todos elegimos de común acuerdo para intercambiar nuestros bienes y servicios. El problema es que tendemos a otorgarle un excesivo valor emocional.

¿A qué se debe esto?
El dinero es utilizado muchísimas veces para manipular a otros. Seguramente hemos presenciado por lo menos algún caso donde la plata era utilizada como medio de presión para hacer algo contra nuestra voluntad. Esto puede terminar generándonos una asociación negativa respecto al dinero lo cual nos conduce a tener problemas para ganar y/o disfrutar del mismo. Reflexionemos por un instante las veces que el dinero ha sido motivo de peleas, angustias o broncas en nuestras vidas o las de algún conocido.

Estos son algunos recursos que podemos comenzar a aplicar a fin de comenzar a vivir con mayor capacidad para ganar, disfrutar y compartir el dinero:

a) Detectá y transformá tus creencias limitantes: Es fundamental conocer nuestros pensamientos acerca del dinero ya que ello nos puede estar limitando. Comencemos haciendo un listado de nuestras ideas que nos generan emociones negativas respecto a ganar plata…Quizás descubramos ciertas ideas que están impidiéndonos ganar o disfrutarlo. Los pensamientos o creencias limitantes son las responsables de nuestra relación conflictiva con el dinero. Así como pensamos e imaginamos, luego sentimos y actuamos. Por ello es importante hacer un listado de ellos a fin de conocerlos. A partir de allí podemos volver a escribirlos en forma positiva de tal forma que nos potencialicen. Por ejemplo si creo que “ el dinero es sucio” , bien podría escribir otra idea que la reemplace y me haga sentir bien como “el dinero es solamente un bien de intercambio que me resulta accesible”. Es probable que en un principio nos sintamos raros y tontos al repetirnos esto, pero al cabo de cierto tiempo empezamos a creérnoslo y a sentirnos diferentes en nuestra vida.

b) Buscate referentes positivos: Hay un refrán jasídico que dice “cuando quieras saber algo de joyas, no le preguntes al sastre, sino al joyero”. Esto significa que si deseamos saber como ganar plata y disfrutarla, busquémonos personas que sean eficaces en ello. Es vital contar con modelos que nos aconsejen, guíen y apoyen en nuestro camino hacia la prosperidad. Al respecto psicoterapeutas, familiares, amigos u otras personas pueden servirnos de guías y ejemplos convenientes.

c) Utilizá un porcentaje de tu plata para ayudar: La Tzedaka o el diezmo son metodos de la Torá, que más allá de creer o no en Dios tienen un proposito muy importante que es el ayudar al prójimo. Con que separes una minima cantidad por mes, para colaborar con alguna causa, institución o fundación que lo precise, estás haciendo lugar al altruismo, al dar. Y ello genera consecuencias energéticas de rebote muy beneficiosas para tu vida. Dar es vital. Te saca del individualismo y te trae una sensación muy grande de placer y bienestar a tu ser. Parece increíble que una receta espiritual tan poderosa como esta sea tan resistida por la mayoría de la gente. Pero realmente funciona muy bien.

Estas son algunas sugerencias que podemos poner en practica para hacernos amigos del dinero y dejar de pelearnos con el. Es importante comprender que en muchos casos es necesario y hasta conveniente realizar estos cambios bajo la guía de algún psicólogo o grupos de capacitación. Ganar, disfrutar y compartir el dinero, es una realidad totalmente accesible a nuestro alcance. Sólo necesitamos entrenarnos para poder vivirlo…y gozarlo!!

Lic. Pablo Nachtigall – Psicólogo clínico

Compártelo!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

Dejar un Comentario