Decido Estar Bien

Yo decido estar bienLa vida es como una montaña rusa, tiene sus momentos buenos y otros no tan buenos, pasamos por etapas de éxito, prestigio, amor, donde sentimos que lo tenemos todo y estamos en la cima; de pronto este mundo que hemos armado con tanto esmero puede desvanecerse ante nuestros ojos en un instante y empezamos a pasar por periodos no tan buenos, donde prima el pesimismo, la melancolía, sentimos que perdemos, que estamos dejando ir algo, a alguien, un sueño y es hasta que tocamos fondo que nos damos cuenta que de nuevo debemos accionar, hacer algo para volver a ese estado de felicidad en el que nos encontrábamos, queremos de nuevo escalar, llegar a la cima; y así el ciclo de la vida se va repitiendo y nos vamos alternando entre momentos y caminos que nos van conduciendo a estar a veces arriba de la cima y otras en la base listos para escalar de nuevo .

Lo que tiene de trascendente este relato no es saber que unas veces estamos arriba y otras abajo, porque de hecho esto lo conocemos por experiencia propia, no nos lo han contado, lo hemos vivido; quizás lo interesante de este relato es entenderlo en primera persona… pero ¿Qué quiere decir esto?…

Ni más ni menos que hacernos cargo de nuestras elecciones de vida, de nuestras decisiones y saber que si hoy estamos en la cima y mañana en la suelo no son solo azares de la vida o “culpa” de ajenos que nos causaron este desenlace, por el contrario, nosotros hemos sido partícipes de todo ello hemos agregado un grano de arena para conducir nuestra vida en una u otra dirección. Entender esto nos permite tener la posibilidad de cambiarlo, nos permite ver nuestro presente como una situación que podemos alternar, variar y no como algo que será y quedará estático.

Si entendemos que tenemos el poder de subir la montaña y estar en la cima, también entenderemos que tenemos el poder de bajar rápidamente y volver a quedar en donde iniciamos este camino. Somos la misma persona que tiene la facultad de hacerse bien y al mismo tiempo herirse; pero el camino por el que optemos depende de cómo aprendimos a querernos, a  cuidarnos a valorarnos, a confiar en nosotros, a levantarnos, a sacrificarnos, a re-inventarnos.

Cuando yo decido estar bien el universo entero conspira para ello, las energías que nos rodean se unen para propiciarnos lo que nuestras mentes nos dicen; decidir estar bien tiene que ver con actos y elecciones que tomamos en pos de nuestro bienestar, conociéndonos y sabiendo lo que necesitamos, lo que debemos aprender para crecer, tiene que ver con superarnos en la vida, aprender de nuestros errores, enmendar lazos rotos, construir en el hoy acciones que nos brinden un buen mañana, aprender a perdonar, saber decir NO a tiempo y sin culpas. Decidir estar bien es nuestra elección y también nuestro derecho; pero para ello debemos primero amarnos lo suficiente como para desear vernos en la cima, debemos entender que esta decisión depende de nosotros y no de otros, que es un camino que siempre ha estado ahí, que sólo hay que poderlo ver.

Me encantaría compartirles para terminar este pequeño fragmento de una de las canciones del cantautor Ricardo Arjona: “Hoy es un buen día para respetar a ese rayo de sol que me viene a despertar y dejar todo atrás, lo mejor será empezar…”

Licenciada Orit Vaisman Bacall
Matrícula Nro. 64563
psicologiaytratamientointegral@gmail.com
.

Compártelo!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

Dejar un Comentario