¿Cuánto vale su amor?

Cuanto Vale su Amor¿Quién de ustedes nunca ha sufrido un desamor? … me puedo imaginar sus caras al leer esto, seguramente han asentido con sus cabezas como diciendo “claro, claro que si me ha pasado…”; es probable que en algún momento de nuestras vidas hayamos pasado por situaciones de desafecto, en las que nos sentimos devastadas, desilusionadas, dolidas. De pronto estamos en cama rodeadas de pañuelos blancos, todos impregnados de nuestras lágrimas, sin ganas de comer, de arreglarnos y vernos bien, con el teléfono en silencio a la espera de revisarlo y encontrar en algún momento que este chico nos ha llamado o escrito algo, no tenemos ganas de hablar con nadie, en lo único que podemos pensar es en él/ella, recibir una explicación del por qué se dieron las cosas de esta manera, escuchar que está arrepentido/a y que nos quiere de vuelta….

La pregunta es… ¿cuánto vale su amor? … cuántas lágrimas, tristeza, desolación, descuido, desinterés, falta de vitalidad y desazón debemos sentir para que él/ella vuelva; ¿vale la pena entrar en este estado por él/ella? ¿Una persona que nos ama, que nos quiere ver bien, es posible que también sea capaz de producirnos semejante dolor? ¿Hasta cuándo debemos esperar que regrese? ¿Cuánta infelicidad nuestra vale su retorno? ¿Puede una persona doblegarnos y hacernos sentir miserables?

La realidad es que solo nosotros podemos poner un límite y decidir qué acciones tomar frente a un desamor; cuánto vamos a esperar por su retorno, si vamos a tomarnos la separación con esta persona como una tragedia o como una posibilidad para reconectarnos con otras instancias de la vida y eventualmente conocer a otras personas con quienes podamos establecer una relación distinta; depende de nosotros poner un stop y pensar ¿cuánto de nosotros queremos destinarle a este desamor?…. El otro  tiene la capacidad de hacernos sentir miserables y doblegarnos solo si nosotros le damos ese poder, solo si nosotros lo permitimos.

Tenemos derecho a tomarnos el tiempo que sea necesario para dar un cierre a esta historia y si con ello requerimos aislarnos, llorar, hacernos preguntas, etc, hagámoslo; lo que debemos tomar en cuenta es mantener un equilibrio entre estas emociones de tristeza, melancolía, desilusión, desesperanza con otras emociones positivas como optimismo, lucha, perseverancia; que no nos quedemos atados en el pasado ni sujetados a ilusiones falsas de un cambio que nunca vendrá o de un regreso que nos e dará.

En la medida que entendamos que nosotros valemos más que cualquier otra persona y que antes de cuidar a nuestra ex pareja y hacerlo todo para que él /ella regrese, debemos cuidarnos a nosotros mismos y hacer todo lo posible por sanar, por estar bien, por fortalecernos como personas.

Licenciada Orit Vaisman Bacall
Matrícula Nro. 64563
psicologiaytratamientointegral@gmail.com

Dejar un Comentario