Cuando un NO se convierte en un SI

En nuestra sociedad nos enseñan desde muy chicos que no es bueno decir NO, ya que esto nos resta posibilidades y nos cierra puertas que podrán sernos útiles en un futuro; nos remarcan que a veces para poder alcanzar nuestros sueños es necesario sacrificarnos y esto conlleva el hacer muchas cosas que quizás no elegiríamos realizar si tuviésemos la posibilidad de decir NO.

De este modo, vamos forjando un carácter dócil, sumiso y adaptable ante las diversas situaciones que se nos presentan en la vida y nos acostumbramos a ceder; esto no es necesariamente algo malo, ya que para muchas situaciones si puede resultarnos un camino favorable; sin embargo el problema está en no saber cuando estas actitudes nos conducen a un buen camino y cuando estamos parados sobre arena movediza.

Debemos empezar a descubrir a través de nuestras experiencias personales así como a través de las historias de otros, cuáles son las situaciones ante las cuáles deberíamos estar más atentos y aprender a decir NO. Quitémonos ese miedo de “dejar atrás” de “cerrar una puerta” de decir “basta” a una situación; como seres humanos tendemos a buscar siempre el cierre, a completar toda historia que estamos viviendo, y creemos erróneamente que el único modo de hacerlo es diciendo “SI” y continuando con esa situación; pero hoy quiero decirte que existen otras formas de hacerlo, quizás menos agradables y deseables pero seguramente a la larga menos dolorosas y traumáticas. Decir NO a tiempo te libera de caer en situaciones bajo las cuáles luego no sabes ni cómo llegaste a ese lugar ni cómo salir del mismo; te permite contar con herramientas y con un sano juicio para tomar decisiones con calma y pensando; y no bajo un estado de estrés y presión que solo te deja sumido en más angustia y preocupación; te permite hallar esperanza y soluciones, pensar que tienes la posibilidad de un cambio y de elegir algo distinto para tu vida y no por el contrario que ya es tarde, que nada puede cambiar y que solo te queda resignarte a lo sucedido.

De este modo, podemos descubrir que en el NO también se encuentra el SI: el SI quiero, el Si puedo, el Si merezco, el SI soy capaz, el SI tengo elección, el SI soy dueño/a de mi propia vida, el SI puedo ser feliz.

Para todas aquéllas personas que estén atravesando una situación en sus vidas que sienten no es adecuada y que los está perjudicando, no teman decir BASTA, no teman decir NO, piensen que hoy puede ser el día para dar un giro en sus vidas, tomar el control de las mismas e ir en busca de su felicidad, decir NO puede ser la clave de su éxito y de sus futuros SI.

Orit Vaisman
Especialista en psicología Clínica- Sistémica
E-Mail: psicologiaytratamientointegral@gmail.com

Compártelo!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

Dejar un Comentario