Conocer a alguien… ¡A través del baile!

Danzar nos conecta con una fuente de energía y poder que habita dentro nuestro. La danza, cualquiera sea su tipo, sea salsa, tango, rock´n  roll, aumenta nuestra vibración energética y nos ayuda a generar un  estado psico-emocional potente. Bailar potencia nuestra capacidad de reír, nos ayuda  a soltar nuestras tensiones y liberarnos del estrés. Todo  ello refuerza nuestro nivel energético. Y lo más interesante, si es una danza de a dos, podemos conocer a otras personas desde otro plano no verbal-corporal. De hecho miles de personas se han conocido, puesto en pareja y casado en clases de baile…

Muchas veces intentamos conocer una persona a través de canales verbales, más cercanos al plano mental como un chat, reunión o presentación. Sin  embargo  conocer a una persona a través del baile nos provee una oportunidad única de experimentar sensaciones y emociones de un tenor diferente y profundo que no podríamos tener si solo hablásemos. Sobretodos las cosas, la práctica de una danza nos permite aumentar la conexión con nuestra energía sexual, que es la sede del placer, bienestar y vitalidad. Desde mi práctica clínica psicológica, utilizo la danza como recurso terapéutico con mis pacientes para ayudarlos a conectarse con su lado vital y energético ya que quedarse solamente hablando de un problema es de poca ayuda. La danza activa una curación que el lenguaje  no alcanza a cubrir.

Desde la práctica del Tantra –Yoga, se trabaja mucho con diversos ejercicios corporales que estimulen el funcionamiento adecuado de cada uno de los 7 principales chakras. Y por sobretodos, es muy importante trabajar el 1º y 2º chakras que se relacionan a la vitalidad y sexualidad, ya que son el asiento para que pueda desplegarse en su plenitud la Kundalini, energía de la vida y creatividad. Danzar estimula tremendamente los 1eros chakras y nos provee una oportunidad mágica de conectarnos en un viaje de placer con otras personas. De hecho son incontables los testimonios de personas que han formado grupos de amistades y parejas a partir del baile.

¿Querés probar algo diferente?
Danzar nutre el alma. Alimenta nuestro cuerpo y nos permite compartir este proceso de auto-descubrimiento con otras personas. Puede que desde ahí se prenda una chispa para encender una amistad, una noche de placer y/o un vínculo de pareja… ¿Quién sabe?

He aquí algunas sugerencias para dejarnos bañar por la energía sensual de la danza y permitir sus efectos sensuales en nuestra vida:

Practica algún ritmo caribeño: Sabido es que la Salsa  y Merengue son ritmos caribeños que activan la alegría y vitalidad. Una mujer cuando comienza a aprender este ritmo se vuelve más “hembra”, sensual. Por otra parte libera su sensualidad y aspecto femenino afrodisíaco. En cuanto al hombre, aprende a llevar a una mujer en la danza, potenciando su aspecto masculino de macho. Es una realidad comprobable en la medida que vayas participando de clases de estos ritmos.

Danza Lamba – Zouk: Este ritmo es una combinación de lambada brasileña que se baila mucho en Porto seguro. Su practica estimula en las mujeres el soltar su feminidad y sensualidad, aprendiendo a confiar en los limites que va colocando el hombre a medida que la guia en el baile. Este ritmo trabaja mucho con conceptos de la bioenergética ya que activa en la persona que se “enraice” en la tierra. Por otra parte se baila en estrecho contacto. En definitiva activa los 1eros chakras, despertando mayores sensaciones de placer, alegría y vitalidad en sus practicantes.

Tango: El famoso dicho decía…”Para bailar se precisan dos”. El Tango es un baile practicado por miles de personas en todo el mundo. En el tango hay una carga sensual pero es como un deleite en la danza misma, una compenetración con la otra persona. En Buenos Aires existen múltiples milongas donde cada vez son más los iniciados jóvenes en esta danza.

Por supuesto que existen otros ritmos apasionantes no descritos aquí. También resultan interesantes las danzas que no requieren pareja como un medio de conocernos más. Aunque practicar un ritmo con otra persona nos ayuda a conocer desde otro lugar a esta persona, mientras nos descubrimos a nosotros mismos como seres vitales en contacto con nuestro placer.

Lic. Pablo Nachtigall – Psicólogo clínico

Compártelo!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

Dejar un Comentario