¿Cómo Piensa Cada Género? Parte 1

Cada género tiende a pensar conforme a la forma en que se encuentra consolidado su pensamiento y sus imaginarios; de esta forma, las Mujeres esperan que los hombres actúen como ellas mismas lo harían bajo esa situación. Recordemos que la mujer es un ser emocional que es capaz de pensar simultáneamente varios temas sin que ello sea un problema; de esta manera puede estar pensando en la discusión que recientemente tuvo con su pareja, amigo, vecino, pero al mismo tiempo enfocarse en los ingredientes que debe comprar en el supermercado para la cena que hará a la noche e igualmente pensar en que una vez salga del super debe llevar a su hija a clase de pintura.

Por el contrario, recordemos que el hombre piensa por módulos, lo que se traduce en que trabajan con un tema a la vez: si existe una discusión, su cerebro está centrado en el tema de la disputa y trabajará en ello hasta que la conversación haya culminado. Una vez esto suceda, ellos pueden pasar a otro módulo con facilidad como por ejemplo: pensar en algún tema del trabajo que deban resolver; cuando esto sucede ellos no están pensando simultáneamente en la discusión y en el trabajo; han dejado de lado el primer tema para pasar de lleno al segundo: esta es la razón por la cuál si una mujer vuelve a casa a la noche y le hace un planteo con respecto a la discusión que venían teniendo a la mañana, probablemente él deba hacer una pausa en su cerebro, terminar con su módulo actual dedicado al trabajo y buscar el módulo que hace referencia a dicha pelea y retomar lo que ahí había pasado; lo que se traduce en una sensación por parte de la mujer de que a él no le importa, o ya lo ha olvidado, o no quiere hablar. A veces puede ser que esto sea lo que sucede pero en otros casos puede deberse al tiempo que les toma retomar ese momento dentro de su cabeza. (En próximos capítulos hablaremos del tema de los espacios que el hombre necesita para calmarse y volver en sí)

De este modo hombres y mujeres pensamos y actuamos de modos distintos y el tema está justamente ahí: EN QUE SOMOS DISTINTOS, pero a veces olvidamos esto y pretendemos que el otro actúe como nosotros queremos, olvidando que somos dos géneros diferentes con actitudes, necesidades y emociones distintas.

Quédate atenta a la próxima edición, en la que continuaremos desarrollando este tema…

Por ahora, te dejo con este pensamiento….

¿Cómo crees que se puede consolidar la unión entre ambos géneros?

Orit Vaisman
Especialista en psicología Clínica- Sistémica
E-Mail: psicologiaytratamientointegral@gmail.com

Compártelo!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

Dejar un Comentario