Archive of ‘Miedo’ category

Decido Estar Bien

Yo decido estar bienLa vida es como una montaña rusa, tiene sus momentos buenos y otros no tan buenos, pasamos por etapas de éxito, prestigio, amor, donde sentimos que lo tenemos todo y estamos en la cima; de pronto este mundo que hemos armado con tanto esmero puede desvanecerse ante nuestros ojos en un instante y empezamos a pasar por periodos no tan buenos, donde prima el pesimismo, la melancolía, sentimos que perdemos, que estamos dejando ir algo, a alguien, un sueño y es hasta que tocamos fondo que nos damos cuenta que de nuevo debemos accionar, hacer algo para volver a ese estado de felicidad en el que nos encontrábamos, queremos de nuevo escalar, llegar a la cima; y así el ciclo de la vida se va repitiendo y nos vamos alternando entre momentos y caminos que nos van conduciendo a estar a veces arriba de la cima y otras en la base listos para escalar de nuevo .

Lo que tiene de trascendente este relato no es saber que unas veces estamos arriba y otras abajo, porque de hecho esto lo conocemos por experiencia propia, no nos lo han contado, lo hemos vivido; quizás lo interesante de este relato es entenderlo en primera persona… pero ¿Qué quiere decir esto?… (más…)

Compártelo!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

El secreto para que un matrimonio dure es no casarse

No CasarseA menudo me preguntan si estoy casada. A veces miento y digo que sí. Otras veces miento y digo que no. Ninguna de las dos respuestas se siente como la honesta.

Si digo que no estoy casada —lo que es verdad—, la gente en ocasiones intenta juntarme con su hijo o un conocido. Parecen creer que sería una gran nuera y, la verdad, lo sería: envío tarjetas de agradecimiento personalizadas; soy muy buena conversando; sé hornear tortas.

Conocí al hombre con el que estoy no-casada en la segunda semana de nuestra vida universitaria.

“Tienes puesta ropa negra”, dijo Hans. “Yo tengo puesta ropa negra”.

Lo dijo con algo de ironía, pues estábamos en un escenario de teatro negro; todos estaban vestidos de negro. Él tenía una novia, por lo que no empezamos a salir sino hasta varios meses después. Y hemos estado juntos desde entonces, por veintiún años. (más…)

Compártelo!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

¿Tener una Pareja = Felicidad?

Pareja y Felicidad¿Queremos encontrar una pareja para sentirnos felices? O ¿Queremos hallar una pareja para acompañarnos junto a un otro?

Esta es una muy buena pregunta, a veces pensamos que si estuviésemos de novios o casados con alguien esto nos convertiría en personas felices; que todos nuestros problemas se resolverían en ese momento, de pronto la vida tendría sentido, habría un motivo para reír, para estar bien, para levantarnos todos los días . (más…)

Compártelo!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

Por qué está bien salir con un hombre con menos educación que una

Por qué está bien salir con un hombre con menos educación que unaMientras manejaba hasta el garaje del edificio Ronald Reagan de Washington, donde se iba a celebrar un evento nocturno, me topé con un guardia de seguridad muy bello. “Buenos días”, dijo. “Es tardes”, le contesté con una sonrisa.

Encontré consuelo en el nerviosismo que causó su desliz y eso se reflejaba en mí. Me dio el coraje para preguntar sobre su estado civil y preguntarle su número de teléfono. Esa actitud tan atrevida era algo muy raro en mi carácter. Él me pidió que le escribiera, para que pudiera tener mi número de teléfono. Lo hizo. Fue sencillo: “Soy Seleana”.

A los cuatro minutos de escribirle el mensaje recibí una respuesta: “Tu sonrisa hizo mi mañana“. Me reí y tome la decisión de conocer a Greg.

Hemos estado saliendo durante seis meses. La ligereza y la facilidad se muestra en todos los aspectos de nuestra relación, mientras que en los romances anteriores parecían ser más competitivos que compasivos.

(más…)

Compártelo!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

Me Dejaron

Me dejaronCuando una relación se termina, es habitual entre los amigos preguntar: ¿él/ella te dejo? O ¿vos lo dejaste? No sé qué hace tan interesante su respuesta, pero parece que ciertamente define una postura en la forma en la que cada integrante de la ex-pareja conlleva a futuro la ruptura.

Quien ha sido dejado, se siente “abandonado”, una “víctima” de la situación,  le recorre la sensación de no haber sido lo suficientemente bueno para, no haber podido general tal o cual cosa en el otro,  y lo más fuerte de todo…. No ser más amado por quién ellos aman. (más…)

Compártelo!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

Placeres de la Soltería

Placeres de la solteriaEstar solter@ tiene un costado muy llamativo, hay una partecita nuestra que desea estar en este estado permanentemente, disfrutar de nuestros horarios, nuestros tiempos, comer tranquilos, ver el programa que nos gusta sin estar mediando tiempos y gustos con otro, además es muy emocionante viajar amigos, recorrer el mundo sin otra obligación que pasarla bien y divertirte. A veces me pregunto ¿por qué queremos estar en pareja? Si así la pasamos genial. (más…)

Compártelo!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

Dime Como Te Vistes y te Diré Quien Eres

Dime Como Te Vistes y te Diré Quien Eres El ojo del ser humano está condicionado por su mente; es ésta quién le envía información sobre como interpretar ciertos estímulos; a su vez la mente está sujeta a creencias y mandatos que hemos ido aprendiendo a lo lago de nuestra historia; y así también nos hemos ido formando perjuicios que más que ser vistos de esta manera los asumimos como realidades.

Siguiendo estas ideas, si yo les dijera:

Ahora vamos a hacer un juego, yo les describiré un atuendo y ustedes tendrán que adivinar a qué profesión pertenece: (más…)

Compártelo!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

Citas Online para Evadir una Internación

Citas Online para Evadir de una InternaciónCuando mi mejor amiga de la infancia fue ingresada a la unidad de oncología por tercera ocasión, decidí que era momento de comenzar con las citas online.

Las anteriores hospitalizaciones de Nance me habían enseñado que hablar sobre el linfoma y las tomografías no era nada divertido para ella. Una mejor forma de entretenernos, por mucho, era que yo me registrara en Match.com para que pudiéramos estar juntas en su cama de hospital dando el visto bueno a todos los posibles pretendientes.

Durante 42 años, nuestra amistad había sido lo prioritario. Nos habíamos ayudado mutuamente en cada una de nuestras crisis —su separación y mi divorcio—, así como con nuestras angustias cotidianas como madres. Regresar al ámbito de las citas para complacerla era lo menos que podía hacer. Sería tal y como lo habíamos hecho desde cuarto de primaria cuando a las dos nos gustaba el mismo chico, Tommy H. La pasaríamos increíble viendo las fotos de los chicos y analizándolas.

Pero había otra razón. Había empezado a usar la frase: “Este no es el ensayo antes de la boda”; con esto me refería a nuestras vidas. Después de un divorcio hacía 22 años y de una larga relación posterior, había mantenido a raya cualquier posible romance, lo que básicamente significaba salir con hombres encantadores pero imposibles: no se trataba de personas con quien pudiera pasar el resto de mi vida.

Dado el diagnóstico incierto de Nance, “el resto de mi vida” adquirió un nuevo significado.

“Hagámoslo”, dijo Nance. “Te mereces un gran amor”.

(más…)

Compártelo!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

Por qué no doy mi Teléfono cuando conozco a alguien con una App para Citas

Por que no doy mi teléfonoSon las once de la mañana. Tengo mis ojos centrados en el trabajo y un hombre, al que aún no conozco personalmente, me está preguntando como me gusta que me enamoren.

Con tu silencio“, eso es lo que estoy pensando.

Por qué no apliqué mi norma de no dar mi número de teléfono antes de una cita es un misterio. ¿Por qué lo pidió educadamente? ¿Por qué parecía encantador e inofensivo? ¿O era solo por aburrimiento?

(más…)

Compártelo!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

1 2 3 15